kirke1.gifimage001.jpg

CIRCE-KIRKE

 MARIANA MEDINA NAYA

 

 http://davidsabidobustos.files.wordpress.com/2012/01/circe.jpg

En la península del monte Circeo, al norte de Gaeta,

entre el Lacio y la Campania, se hallaba la isla de Eea,

lugar dónde habitaba Circe, “la hechicera”,

 hija del titán Helios

y de la oceánide Perseis, hermana de Eetes y Pasífae,

tuvo con Odiseo a Agrio, Latino y Telégono.

  

Introducción

Kirke (Κίρκη)  (o Circe) fue una diosa (bruja o hechicera) que vivía con sus ninfas en la isla mítica de Eea. Era una experta en el arte de la metamorfosis, el poder de la ilusión, y el oscuro arte de la nigromancia. Nombre de Kirke se derivaba del verbo griego significa kirkoô "para lograr con los anillos" o "aro alrededor" - una referencia a sus poderes mágicos. Circe desempeña un papel en la Odisea y en las leyendas de los Argonautas. Es hija del sol y de Perseis, hija de Océano o según ciertos autores de Hécate. Es hermana de Eetes, rey de Cólquide, guardián del Vellocino de Oro y de Pasífae, esposa de Minos. Habita en la isla de Eea, que los autores sitúan diversamente. En la leyenda odiseica, esta isla se encuentra en Italia; sin duda es la península llamada Circe, cerca de Gaeta y Terracina, que domina la costa baja de las Marismas Pontinas.

 

Circe, fuentes escritas

La aparición más conocida de la maga es en la Odisea de Homero (s. VIII a. C.), aunque aparece en otras fuentes escritas en menor grado. También se la menciona en la búsqueda del vellocino de Oro, en la leyenda de los Argonautas, se le atribuían también transformaciones como en el relato de Glauco y Escilo, y el del rey Pico.

 “Kirke, una diosa con el pelo trenzado, con la voz humana y con extraños poderes”- Odisea de Homero, canto X.

 

 

CIRCE EN LA ODISEA DE HOMERO

 

Cuando Ulises, después de sus aventuras en el país de los lestrigones, remonta la costa italiana, aborda en la isla de Eea. Envía en reconocimiento a la mitad de su tripulación, al mando de Eurícolo. El grupo penetra en un bosque y llega  a un valle, donde los hombres descubren un brillante palacio. Entran en él, con excepción de Eurícolo, que prefiere permanecer a la defensiva, ocultándose y observando la acogida de la que se hace objeto a sus compañeros. Los griegos son bien acogidos por la dueña del palacio, que no es otra sino Circe. Les invita a sentarse y participar en un banquete, y los marineros aceptan encantados.  Pero tan pronto como han probado los manjares y bebidas, Eurícolo ve como Circe toca  a los invitados con una varita y los transforma en animales diversos: cerdos, leones, perros…cada uno, dícese, según la tendencia profunda de su carácter y su naturaleza. Luego la maga los empuja hacia los establos, ya repletos de animales semejantes. Ante este espectáculo Eurícolo se apresura a escapar y vuelve a donde está Ulises, a quien cuenta la aventura. Ulises resuelve entonces ir personalmente junto a la maga para tratar de salvar a sus compañeros.

http://3.bp.blogspot.com/_-hdEHqCQ82Y/S1TCVTabwvI/AAAAAAAAAzc/urrLWEB7Re4/s200/floresnoexisten.jpgVagaba Ulises por  el bosque preguntándose cómo podría libertar a sus hombres, cuando se le aparece el dios Hermes, quien  le da el secreto para escapar a las brujerías de Circe: si echa en los brebajes que ella le dé una planta mágica llamada moly, nada tiene que temer; le bastará con desenvainar la espada para que Circe pronuncie todos los juramentos que él quiera y desencante a sus amigos. Y acaba entregándole una planta de moly. Entonces Ulises se presenta a la maga, que lo recibe como había hecho con sus compañeros, y le ofrece de beber. Ulises bebe, pero teniendo la precaución de mezclar moly en el contenido de la copa. Cuando Circe lo toca con su varita, él permanece insensible al encantamiento y saca la espada, amenazando con matarla; pero ella lo apacigua y jura por Éstige que no le causará daño alguno ni tampoco a los suyos. Devuelve a los marineros y demás cautivos a su forma primera, y Ulises pasa junto a ella un mes de delicias (según algunos, un año). Durante este tiempo tuvo con la maga  un hijo llamado Telégono*, y tal vez una hija, Casífone. Telégono, en la leyenda italiana fundo la ciudad de Túsculo.

Según otras tradiciones, Circe habría tenido de Ulises un tercer hijo, llamado Latino, epónimo de los latinos; o bien tres hijos, Romo, Antias y Árdeas, epónimos de las ciudades de Roma, Antio y Ardea, respectivamente.]

*Telégono: hijo de Circe, criado en la isla de Eea, después de la partida de Ulises. Llegado a la edad viril supo quien era su padre y  se dirigió a Ítaca para darse a conocer a él. Una vez allí, comenzó por apoderarse de parte del ganado que pertenecía al rey. Ulises quiso defender sus bienes, y en la pelea fue herido por su hijo, cuya lanza llevaba las espinas de una raya (pez que se creía causaba heridas mortales), y Ulises murió. Telégono tras reconocer a su víctima vuelve con el cadáver a la isla de Circe.

 

 

 


Con un único navío, tras la experiencia sufrida con los Gigantes, Ulises y sus hombres navegan durante varios días hasta arribar en la isla de Eea. Llegan a la playa de dicha isla donde se derrumban tristes por no poder volver a su patria Ítaca.

         Ulises trata de en vano animar a sus hombres, y dirigiéndose hacia lo alto de la colina, divisó un signo de vida, una columna de humo que ascendía hasta perderse en el cielo azul.

         En su descenso de vuelta a la playa logra hacerse con un ciervo, el cual ofrece a sus hombres, para que se recompongan y olviden momentáneamente sus penas, cayendo en su consecuencia en un plácido sueño.

Al día siguiente tras insistir a sus hombres Ulises consigue convencerlos para explorar la isla de Eea. Dos grupos formaron uno para su exploración, mientras otro quedaría en la playa a la espera de su regreso,  este último liderado por Ulises y el anterior por su cuñado Eurícolo.

El grupo explorador atravesó un bosque, encontrándose un gran palacio de piedra, guardando su puerta leones y lobos, los cuales se contentaron al verlos. Habían encontrado el palacio de Circe, desconocedores de ello, se acercaron al portón, hallando allí una mujer cantaba con una voz hipnotizadora.

Invitándoles Circe a entrar todos, excepto Eurícolo, quedaron prendados de su belleza. Eurícolo que recordaba su funesto hecho con la hija del Gigante decidió esconderse tras un arbusto.

Circe acompañó a sus huéspedes al interior del ostentoso salón, donde los agasajó con sabrosos manjares, a los que añadió una pócima, y con un toque de su varita convirtiéndoles a todos en cerdos y arrojándolos a una sucia pocilga, tirándole bellotas y restos de los manjares como única comida .A pesar de su conversión física, siguieron manteniendo su lucidez humana, haciendo pues el sufrimiento mayor aún.

Euríloco ansioso de desconocer la situación de sus hombres, huyó a la playa desesperado, para dar aviso de la desaparición. Ulises haciéndose con su espada y su arco, pide a su cuñado que le muestre el camino. Negándose este por miedo a  la pérdida del héroe, suplicándole la huída. Decidiendo Ulises marcharse solo al rescate de sus hombres.

Acercándose ya a su destino, apareció frente a él un joven y hermoso, empuñando una varita dorada. Reconociendo Ulises al dios Hermes, este preguntó al héroe cuáles eran sus intenciones, y explicándole la situación de sus hombres, le pregunta si piensa enfrentarse a Circe él solo. Hermes ofreció ayuda a Ulises entregándole una planta de flores blancas y raíces negras, llamada moly, mencionándole su capacidad de evitar que cualquier hechicería le afectase, y advirtiéndole que cuando la diosa sacase su varita para tocarle, él debía blandir su sable y arrojarse sobre ella imitando la acción de matarla. Ella asustada le ofrecería su hospitalidad, debía obligar a la diosa a jurar que no intentaría hechizarlo, pues un juramento de dioses le impedía incumplirlo.

Aceptando Ulises su ofrecimiento y recomendaciones continuó su camino al encuentro de Circe. Esta haciéndole los mismos agasajos que a sus hombres, intentó convertir a Ulises, pero este se abalanzó sobre Circe empuñando su espada. La diosa se arrojó a los pies de Ulises suplicante de una explicación. Ofreciéndole, como le había dicho Hermes, su hospitalidad, atendiendo entonces Ulises al juramento de los dioses, y pidiéndole a Circe la aceptación de este. Una vez aceptado este, Ulises es agasajado con toda clase de manjares, negándose este a alimentarse, debido la triste pérdida de sus hombres.

Circe pregunta a Ulises el motivo por el que no come, si ya ha había jurado no hacerle daño. Ulises contestándole que solo cuando vea a sus hombre libres  y en su figura humana, aceptará creer en sus promesas.

Aceptando Circe la petición del héroe, fueron desfilando los cerdos, a los que  al toque de la varita mágica volvió a convertir en hombres. Agradecidos a Ulises sus hombres lo abrazaron y agradecieron su liberación. Presenciando esto la diosa Circe ofreció a Ulises y todos sus hombres a permanecer en el palacio el tiempo que quisieran sin ser hechizados. Entre agasajos y banquetes residieron en el palacio durante un año. Al cabo de ese año los hombres de Ulises recordaban su amada patria a la que ansiaban volver, Circe aunque apenada, no opuso resistencia, e indicó a Ulises y sus hombres, como debían realizar su viaje y que advertencias debían seguir para llegar con éxito. Advirtiéndoles antes de que debía realizar su viaje tal y como ella se lo había explicado, pues sino la consecuencia sería fatal para Ulises y sus hombres.

Al día siguiente, tras agradecerle y despedirse de Circe se lanzaron a la mar, ayudados por vientos favorables enviados por la diosa como despedida.

 

CIRCE EN LA LEYENDA DE LOS ARGONAUTAS

También se le atribuyen aventuras con el rey latino Pico y  con Júpiter, de quien habría concebido al dios fauno. En la leyenda de los Argonautas, Circe interviene durante el viaje de regreso. El barco aborda en la isla de Eea, donde Medea es recibida por la maga, que es tía suya. Purifica a Medea y Jasón de la muerte de Apsirto, pero se niega a dar hospitalidad a Jasón, limitándose a sostener una larga conversación con su sobrina.

Según otra versión, Apsirto había sido enviado por  Eetes en persecución de su hermana (Medea), pero Jasón lo había matado a traición, ayudado por Medea, en un templo consagrado a Ártemis en la desembocadura del Danubio (Istro). Sea como fuerem los Argonautas prosiguieron su ruta hacia el Danubio, remontando el río hasta el Adriático. Zeus enojado por el asesinato de Apsirto, envió una tempestad, que alejó el barco de la ruta. Esté se puso a hablar y reveló la cólera de Zeus, añadiendo que no se aplacaría hasta que los argonautas hubiesen sido purificados por Circe. Entonces la nave remontó el Eridano (rio Po) y el Ródano, a través del país de los ligures y el de los celtas. De allí volvió al Mediterráneo, y , contorneando Cerdeña, llegó a la isla de Eea, reino de Circe.

Allí la maga que, como Eetes, era hija del Sol, y por tanto, tía de Medea, purificó al héroe y celebró una larga entrevista con la doncella, pero se negó en absoluto a acoger en su palacio a Jasón. La nave continuó su camino atravesando el mar de las sirenas.

 

CIRCE, GLAUCO Y ESCILA

 

Sobre las circunstancias por las que Escila se había convertido en el horrible monstruo descrito en la Odisea, las tradiciones eran igualmente discrepantes Ovidio ha contado como Glauco amaba a Escila y por ella rehusó el amor de Circe. La maga, irritada, quiso vengarse de su rival y mezcló hierbas mágicas en el agua de la fuente donde esta se bañaba. Inmediatamente Escila quedó transformada; la parte superior de su cuerpo no cambió, pero de la ingle le nacieron seis espantosos perros. 

 Se le atribuye la transformación de Escila, que era su rival en el afecto del Dios marino Glauco.

 

CIRCE Y PICO

Pico es un antiquísimo rey del Lacio. Reinaba sobre los aborígenes, los primeros pobladores del país, y pasaba por haber sido padre de Fauno y abuelo del rey Latino. El rey Pico parece haber sido un excelente adivino, y guardaba en su casa un pico, el pájaro profeta por excelencia.

Aunque algunos sostenían que el pájaro era el rey Pico metamorfoseado por Circe, cuyos ofrecimientos había rehusado porque estaba enamorado de su mujer Pomona, o Canens, una ninfa hija de Jano.

 

 CIRCE Y LOS GRIEGOS TRANSFORMADOS EN ANIMALES

  

Circe y los compañeros de Odiseo y pájaros de agua

http://webpages.ull.es/users/fradive/sem/circe_archivos/image003.jpg

Ánfora de cuerpo distinto de figuras negras (pintor de Leagros);

R. Blatter Bolligen, XXXX1284; Atenas 480 a. C.

 

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

 

Circe y los compañeros de Odiseo, joven y hombre sentado, cerdo, leopardo.

  

 

Copa de figuras rojas (pintor de Brygos); Atenas M.N. 2293; BADN 203904, ARV 369.5, 398, Add 224; Atenas, Acrópolis; 480 a. C.

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Hombre con cabeza de verraco en la cueva (de Circe)

 

 

 

Lecito de figuras rojas, (pintor de Bowdoin); Atenas M.N. 9685; BADN 208271, ARV 693.3; Grecia; 480/470 a. C.

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

 

Mujer con vasija y palo (Circe y hombre con cabeza de verraco.

Anciano apoyado en un palo.

 

 

 

Pelike de figuras rojas, (pintor de Etiope); Dresden, Gob. Çlas colecciones de arte, Albertinum 323; DADN 207775;ARV 665.4; Nola, Italia; 460 a. C.

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Circe sentada en un taburete con un bastón y un escifo, compañero de Odiseo con cabeza y rabo de cerdo.

 

 

Anfora nolana, (pintor de Phiale); Museo de Pérgamo; Berlín 2342; BADN 214183; ARV 1014.6; Add 315; Nola; Italia; 440 a. C.

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

 

Odiseo y Circe (desnudo) con Cantaros, hombre huyendo, hombres con cabeza de carnero, león, verraco y perro.

Odiseo, hombres, algunos con clámides y escudos, uno con enócoe, Atenea, escudo protector, cisne.

Copa cílica de figuras negras (de pintor de Polyphemos); Museo de Bellas Artes de Boston, 99.518; BADN 302569; ABV 198; PARA 80; Add 53; Atenas.

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Odiseo con Clámide, Citoniscos y Petaso con espada persigue a Circe, copa y varita/palo cayendo.  

Lécito de figuras rojas(pintor de Nikon);Universidad de Friedrich Alexander, Erlangen 261;BADN 207587; ARV 651.21; Atenas 470-460 a. C.

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Odiseo con Clámide y Petasos, con lanza y espada, y Circe.

 

Oinocho de figuras rojas (pintor de Oinochoi de Bruxelles); Museo del Louvre, Paris, G439;

BADN 209566; PARA 416; ARV 775.5; ADD 141, 288; Atenas; 460 a. C.

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

 

 

Odiseo con Petaso, clámide y botas, con espada, persigue a Circe, escifo y mortero(?) cayendo, hombres con cabeza de cerdo, silla.

Joven con Petasos, clámides y botas, con lanzas (Teseo?), persiguiendo mujer, otros.

Hombre cubierto con un cetro, mujer.

Hombre joven cubierto apoyado en un cayado, entre mujeres, solo con  una fíala.

 

Crátera de figuras rojas (pintor de Persephone), Museo Metropolitan de Nueva York 41.83; BADN 214160; ARV 1012.3; ADD 314; Taranto, Italia.

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Odiseo con Petasos, clámides y botas, con espada y la funda de la espada atacando a Circe,  escifo cayendo, hombre con cabeza y rabo de cerdo.

 

Crátera de Campana de figuras rojas( pintor desconocido); Museo Nacional de Varsovia 7.653, 140.352; BADN 43394;

 

 

IDENTIFICACIONES POCO PROBABLES O ERRÓNEAS

 

Anciana con un bol alimentando un cerdo.

Lécito de figures rojas (pintor de Kamiros); Museo de Nápoles 81602; BADN 207712; ARV 659.54; 676.7; Atenas; 470-60 a. C.

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

 

Sátiro y Ménade.

Oinochoe de figuras negras; Museo Arqueólogico de Rodas, 12390; Camiros; BADN 305653; ABV 537.5, 704.5; Atenas, VI sec. a.C.

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

 

BIBLIOGRAFIA Y FUENTES ICONOGRÁFICAS

 

GRIMAL, P: Diccionario de mitología griega y romana.

 

Archivo Beazley-online:  http://www.beazley.ox.ac.uk/test/Vases/ASP/default.asp

 

Theoi Greek Mythology: http://www.theoi.com

 

LIMC: Lexicon Iconographicum Mythologiae Classicae.