Multirreligiosidad y muerte
Sexto módulo del MASTER en CUIDADOS AL FINAL DE LA VIDA. Universidad de La Laguna
F. Diez de Velasco (fradive@ull.es). 22-28-29 de marzo de 2003


 

VII) Los fantasmables-ancestrables-aniquilables

En muchas culturas el muerto es un ser peligroso, la liminaridad de la muerte está sometida a múltiples tabús y prescripciones ... el muerto es impuro... puede deambular como un fantasma...


El fantasma que exige sus derechos: Elpenor y Odiseo, pelike de f.r. Boston 34.79

Pero ese peligro termina en cierto momento desapareciendo... cuando el rito de pao se ha cumplido correctamente, en el caso de Elpenor cuando se erige la tumba y se cumplen las ceremonias fúnebres que abren el paso al ingreso en el reino de Hades...
Y el difunto de peligroso para a ser un antepasado benéfico, un ancestro que vela desde el más allá por los miembros de su grupo, los que le son idénticos en la sangre...
Ancestros dadores de riqueza, por ejemplo en el culto cargo...
Ancestros a los que se les ofrecen ceremonias, todos juntos, como en los templos ancestrales chinos (acabados en China continental por la ideología de Mao)


Tablas ancestrales en un templo chino, Malacca, Malasia

Imágenes de ancestros torayas, Indonesia

La identidad del grupo no existe sin los antepasados...
En otras sociedades serán antepasados de ciertas familias (ius imaginum de los nobles romanos de la época republicana), con lo que la muerte sirve también para diferenciar a los poderosos.... para marcar el estatus.... como prestigio social...
O el caso egipcio... o el romano imperial... en que las tumas de los soberanos se convierten en puntos simbólicos de referencia del imaginario del  poder... y la muerte sirve para justificar la tiranía en vida (como veremos la muerte es para el rey egipcio o el emperador romano.. apoteosis...)


Gizah: los símbolos de la protección del rey muerto (y del poder del vivo)
Pero en otros casos, como entre los griegos, el temor a los muertos llevó a la construcción de un mundo imaginario del paso al más allá que aniquilaba al difunto, que lo anulaba, salvo....

Tiresias y Odiseo, Paris, BN 422, suditálico: el único muerto que en el Hades mantiene memoria y sabiduría
Porque los grandes guerreros, los grandes campeones (por ejemplo los olimpiónicos o los que se decían descender de los dioses) podían ser terribles difuntos airados. Así en la Odisea (que es también un manual de cómo imaginar el morir y el vivir.... el destino del héroe y su elecciones, puesto que rechaza la inmortalidad) el mayor de los guerreros del mito griego, Aquiles, cuya cólera terrible es el argumento de la Iliada dice preferir vivir en la tierra aunque commo el más ínfimo de los hombres que ser el más poderoso de los difuntos.... hay una total anulación de las posibilidades de actuar del muerto (casi parecida en el consuelo respecto de este temor que ofrece el cristianismo o el islam, por ejemplo, en que el muerto está bien anulado esperando juicios atrapado en su tumba... o purgando).
Qué hacen los griegos con sus muertos para no tener que temerles...

Caronte y eidolon, lécitos de fondo blanco, Karlsruhe B 2663 / Oxford Ashmolean G 258
Caronte y eidola, eschara de Frankfurt Li560, c. 500 a.e./Caronte y Sísifo, Tübingen s10.1507, c.500 a.e.

Caronte, muertos y eidola, Berlin VI 3137/Bruselas, Mus. Cinq. eidolon

Caronte, Hermes, difunta y eidola, Atenas 1926

Caronte en la barca y el terrible adios (cierta sensibilidad moderna), lécito de fondo blanco, NY, Metropolitan 09.221.44

Lécito, eidolon y jóven, Norbert Schimmel col.

Hermes y eidola Jena, Univ, 338

El amigo que espera:Caronte en la barca, lécito de fondo blanco, Atenas, MN 1759
Quien es Caronte en un análisis de sociología de la muerte en la Grecia antigua... un igual de los trabajadores manuales.. de los remeros que dan en el siglo V a.e. la hegemonía a Atenas... casi un amigo... bien diferente de un guerrero o un aristócrata... es casi una muerte aceptables... ayudando a Hermes o en vez de Hermes.... otra forma de figurar el tránsito

Un tránsito concurrido:Estela funeraria, sirenas, Hermes Caronte, eidola, escala; Apolonia (Albania) Mus. Arq. 5030 (s. III a.e.)

Hermes y mujer que se corona, Munich 2797

Pero el impacto del modelo griego tendrá perdurabilidades y, además, cambiantes... como el Charun etrusco, casi idéntico el nombre, pero nada amistoso.. (otra forma de ver el morir... como el Charos neohelénico.. el jinete extraño, dador de muerte... como un turco) o el genio desvahido de los pintores cristianos que lanzan la mirada hacia la herencia clásica...


Charun, París, Cab. Méd. 918/ París, Cab. Méd. 920

Charun, Orvieto, fin IV a.e./ Charun, Tumba de Animas en Tarquinia c. 240 a.e

Patenier (com. XVI) Caronte atravesando la Estige, Prado

Caronte. Lucas Jordán (1684-1686) Palazzo Medicii-Riccardi, Florencia

Y un extraño cuento de fantasma que retorna (porque no lo era) y de falsos herederos que pagan la osadía: la vuelta de Odiseo a Itaca y la muerte de los pretendientes y su desidentificación ...


Odiseo y los pretendientes, Berlin 2588, h. 440 a.e.

Odiseo y los pretendientes, Basilea, col. cahn 272, crátera apula

Aunque hay una forma más moderna de aniquilación...  no creer en que haya nada tras de la muerte (a pesar de que ese dogma del ateísmo conviva con una morbosa aceptación de productos fantasmales como el sexto sentido...)


La caída de los modernistas, estampa fundamentalista (W.J. Bryan, Seven Questions in Dispute, NY, 1924)