MOOC RELIGIONES EN ESPAÑA
Material preparado por Francisco DIEZ DE VELASCO
Este material electrónico tiene licencia Creative Commons
(atribución no comercial sin derivadas 3.0 unported)
Las fotografías y los textos han sido realizados por el autor, 
que pertenece al grupo de investigación HISTOREL de la 
UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA

¿NUEVOS ESPACIOS RELIGIOSOS?: LOS CENTROS MULTICONFESIONALES

Uno de los contextos en los que se ha generado una notable polémica por parte de quienes optan por ahondar en los modelos laicos en nuestro país tiene que ver con la presencia de capillas católicas en las universidades públicas. Por ejemplo en la Universidad Complutense, donde los enfrentamientos han sido más evidentes siguen manteniéndose (sin solución de continuidad) capillas católicas en muchos edificios.




Madrid, Universidad Complutense. Capilla del edificios de Filosofía A

En pleno nacionalcatolicismo este tipo de espacios cumplía la lógica del sistema dado que la religión (católica, evidentemente) era materia de enseñanza obligatoria común en todas las carreras universitarias para todo el alumnado y los capellanes universitarios eran en ocasiones personajes destacados por su influencia y su formación intelectual. Hay que tener en cuenta que en otras universidades las capillas católicas han caído en desuso y que en algunas de nueva planta se ha optado por incluir espacios multiconfesionales que satisfagan la multitud de posibles usuarios actuales. Un caso interesante lo encontramos en la Universidad de La Laguna, donde la capilla en desuso fue utilizada como sala de exposiciones durante años, pero en los últimos tiempos ha vuelto a emplearse para el culto católico y para reuniones de grupos católicos como Comunión y Liberación.
 


Universidad de La Laguna, capilla

El problema principal de las capillas católicas en las universidades es que marcan el privilegio (heredado del pasado) de una opción respecto a las demás si no se establecen otras salas para el uso del resto de confesiones. Optar de modo adecuado por la neutralidad estatal exigiría o cerrar las capillas católicas existentes (que cumpliría correctamente con el principio de no confesionalidad pero iría en contra del de cooperación, que recordemos que en la Constitución además identifica expresamente a la Iglesia católica) o que dichas capillas se compartan por múltiples confesiones o también que se habiliten espacios para el resto de las que lo solicitaran.
También estamos acostumbrados a que en hospitales públicos el culto católico tenga puntual presencia en forma de capillas y servicios religiosos, aunque hay que evidenciar también que se están empezando a construir algunos en los que no se ofrecen ya este tipo de locales. No es tampoco inusual que tales espacios existan en cuarteles y otros centros públicos.



Hospital de Baza (Granada), con un único espacio religioso: la capilla católica


Hospital de alta resolución de Guadix, Granada, puesto en uso en 2007 y en el que no se han incluido locales para el culto religioso; hay que tener en cuenta que se trata de un centro en el que no se producen hospitalizaciones largas, pero sí defunciones

Frente a esta situación de privilegio, ¿cuál podría ser la solución?.
La puesta en uso de espacios multiconfesionales es un reto en la España actual que exige adaptarse a un contexto de no confesionalidad pero que ha de seguir la senda de la cooperación con las confesiones teniendo en cuenta el marco genérico tendente a la neutralidad. Es en particular importante que se implementen en centros públicos (en centros de menores recluidos, instituciones penitenciarias y militares entre otras) donde pueda ponerse en peligro la libertad de práctica religiosa (ya que el Estado ha de velar activamente por que tal cosa no se produzca).
Un ejemplo, que además tiene implicaciones internacionales interesante lo ofrecen los aeropuertos.
Por ejemplo en el de Madrid se ha optado por poner en uso tres espacios, uno para capilla católica, otra para mezquita y un tercero para uso múltiple.


Barajas, Terminal 4. Carteles indicando la zona de salas de culto

Barajas, Terminal 4. Capilla católica

Barajas, Terminal 4. Mezquita

Barajas, Terminal 4. Sala de usos múltiples

En otros casos, como en el de Málaga se han implementado dos espacios, oratorio católico y oratorio multiconfesional.


Málaga, aeropuerto. Carteles indicando la zona de oratorio

Málaga, aeropuerto. Oratorio católico y oratorio multiconfesional

Por último otra opción, como en el caso del aeropuesrto de Barcelona ha consistido en optar por una única sala, de uso multiconfesional, simplemente rotulado como oratorio y sin simbología ni particularidades específicas.
 
 

Barcelona, aeropuerto. Carteles indicando diversos servicios entre 
los que se incluye el símbolo del espacio multiconfesional


 


Barcelona, aeropuerto. Oratorio multiconfesional

Id. El espacio interior no incluye la menor simbología específica



¿Qué opción escoger?
La proliferación de espacios para cultos singularizados puede llevar al absurdo de tener que poner en funcionamiento decenas de espacios de culto para intentar satisfacer, evidentemente sin conseguirlo jamás, la multitud de ofertas religiosas que pueblan el cada vez más abigarrado campo religioso español.
Pero implementar una única sala multiconfesional suele resultar problemático por las incompatibilidades horarias entre cultos y por que si en el espacio hay sillas o bancos se impide su fácil uso en particular para los musulmanes a quienes les estorban y pueden terminar rezando en cualquier otra parte abandonando estos espacios.


Azalá en el aeropuerto de Barcelona en la zona de embarque

¿Como ofrecer espacios multiconfesionales adecuados a la realidad del día a día de nuestro país pero también al marco legislativo español y en especial a la Constitución de 1978?.

1) habrían de implementarse para satisfacer tanto el uso colectivo como individual de los mismos (servir también por tanto como salas de recogimiento).
2) habrían de implementarse teniendo como horizonte la búsqueda de la neutralidad estatal respecto de las diversas confesiones implicadas en su uso y por tanto minimizando los signos externos de carácter religioso que estén siempre fijados, y necesariamente usando elementos móviles que se empleen en cada culto particularizado y luego se retiren.
3) habrían de implementarse de un modo contextual, teniendo en cuenta los usuarios posibles y de modo cooperativo con las diversas confesiones que pudiesen requerir su uso y en especial con la Iglesia católica, la que, previsiblemente, mayor utilización hará de ellos.
4) habrán de implementarse de un modo discreto que no exija para los usuarios posibles una identificación religiosa obligatoria, quedando así amparados quienes quieran hacer uso de dichos espacios sin tener que evidenciar una adscripción religiosa definida.

Deberían ser espacios no adscritos y sin símbolos en  los que se encuentren cómodos también quienes sean no religiosos pero puedan querer hacer uso de un lugar de recogimiento (recordemos que estas salas se ubican en penitenciarías, hospitales, tanatorios y cementerios o cuarteles, lugares donde el contacto con la inseguridad, la enfermedad y la muerte pueden potenciar la introspección y la necesidad del recogimiento).

PROPUESTA: dos salas, una con sillas y otra sin sillas.
 



Propuesta de diseño de un espacio multiconfesional. A = sala sin sillas; B = sala con sillas; C = sala de almacenamiento de los elementos móviles del culto; D = puertas; * = Orientación (en España hacia el este, que es donde se ubica La Meca y Jerusalén, satisfaciendo las necesidades de las religiones para las que la orientación en el rezo son fundamentales)

Este ejemplo de los espacios multiconfesionales intenta mostrar una sencilla senda para desactivar los contextos conflictivos en lo relativo a creencia e increencia por medio de incluir también las necesidades de quienes no tienen religión y pueden sentirse maltratados por estimarse silenciados.
En vez de exigir la desaparición de cualquier espacio susceptible de ser utilizado para fines religiosos, cuestión que resulta evidentemente lesiva para quienes mantienen una práctica religiosa (y que por tanto si se encuentran en una situación de merma de su libertad de movimientos, por ejemplo, por estar en prisión, no podrían desarrollar más que una práctica religiosa individual), quienes se sitúan en perfiles de increencia podrían apoyar una iniciativa que les permitiese participar de ella, apostándose por la cooperación en vez de la confrontación o la invisibilización.


Guía técnica para la implementación y gestión de espacios multiconfesionales, Madrid, Observatorio del Pluralismo
Religioso en España, 2011 (ISBN 978-84615-2847-9) donde se desarrolla con detalle esta propuesta