INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA DE LAS RELIGIONES
Material preparado por Francisco DIEZ DE VELASCO
UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA
Este material electrónico tiene licencia Creative Commons
(atribución no comercial sin derivadas 3.0 unported

UN LIBRO SAPIENCIAL CHINO: el I Ching / Yi Jing.

DOCUMENTACIÓN

Comentario de los textos:

Confucio, Analectas, VII, XVI: "Confucio dijo: Si me dieran más años de vida, dedicaría cincuenta de ellos al estudio del Yìjing (I Ching) y así no llegaría a tener grandes faltas" (traducción Joaquín Pérez Arroyo, Confucio, Mencio, Los Cuatro Libros, Madrid, ed. Alfaguara, 3ª ed. 1995 (1ª, 1981), p. 46)



Los ocho trigramas cuya combinación doble da las 64 posibilidades de hexagramas del I Ching


 
1) Ch'ien/Quian
CIELO
creativo
padre
2) Tui/Dui
LAGO
sereno
hija 3
3) K'an/Kan
AGUA
abismal
hijo 2
4) Chen/Zhen
TRUENO
móvil
hijo 1
5) K'un/Kun
TIERRA
receptivo
madre
6) Ken/Gen
MONTAÑA
quieto
hijo 3
7) Li
FUEGO
luminoso
hija 2
8) Sun/Xun
VIENTO
suave
hija 1


EJEMPLO: I Ching / Yi Jing, hexagrama 20 Kuan / Guan
 

VERSIÓN 1: - La Contemplación (La Vista). "El Dictamen: La Contemplación. Se ha cumplido la ablución, pero aún no la ofrenda. Pleno de confianza levantan la mirada hacia él. El viento planea sobre la tierra, la imagen de l contemplación, así los antiguos reyes visitaban las regiones del mundo contemplaban al pueblo y brindaban enseñanza".
 "El acto sacrificial comenzaba en China con una ablución y una libación, con lo cual se convocaba a la divinidad. Luego se ofrendaban los sacrificios. El lapso que media entre ambos actos es el más sagrado, pues es el momento de máximo recogimiento interior. Cuando la devoción está plena de fe y es sincera el contemplarla ejerce un efecto transformador sobre quienes son sus testigos. Así puede observarse una sagrada seriedad en la naturaleza, en la regularidad con la que transcurren todos los acontecimientos naturales. A un hombre predestinado a influir sobre la humanidad la contemplación del sentido divino del acaecer universal le confiere los medios para ejercitar idénticos efectos. Para ello hace falta un recogimiento interior como el que produce la contemplación religiosa en hombres grandes y fuertes en su fe"
"El nombre chino del signo, con una ligera variación de acento adquiere una doble connotación. Por un lado significa contemplar, por el otro ofrecerse a la vista, el modelo... De este modo el hexagrama simboliza a un soberano que hacia lo alto contempla la ley del Cielo y hacia abajo las costumbres del pueblo; pero que, dado su buen gobierno, constituye un elevado modelo"
Versión al alemán de Richard Wilhelm, traducida al español por D.J. Vogelmann, I Ching. El Libro de las Mutaciones, Barcelona, Edhasa, 1979 (Düsseldorff, 1956), p. 161-162.



VERSIÓN 2:-Contemplar. "Contemplación: abluciones y también no adorar. Poseer conformidad, como una presencia"
"Contemplar, kuan: ver, observar desde lejos; mirar con atención; también: un monasterio, un observatorio; visión en un cristal,adivinar por medio del líquido en una taza. El ideograma: ver y ave acuática, observar a través del aire o del agua. Abluciones, kuan: lavarse las manos antes del acto sacramental; higiene personal, un aguamanil. Y también, erh: une y contrasta dos términos. No, pu: negativa simple. Adorar, chien: honrar a los dioses y antepasados; hacer sacrificios; recomendarse o presentarse uno mismo. El ideograma: conducir animales a pasturas verdes. Poseer conformidad, yu fu: lo interior y lo exterior están en armonía; se ha obtenido la confianza de los espíritus; sincero, veraz; adecuado para iniciar la acción. Como, jo: igual que; tal como; similar a. Porte/Presencia, yung: noble apostura; prestigio; dignidad; imponente, altanero, presumido; literalmente: una cabeza grande"
"El hexagrama describe tu situación como algo visto a distancia, fuera del alcance inmediato. Destaca que observar cuidadosamente y adivinar el significado es la manera adecuada de manejarla. Para estar de acuerdo con el momento, se te dice; ¡contempla!"
Versión al alemán de Rudolf Ritsema y Stephen Karcher, traducida al español por Edith Zilli, I Ching. El cásico oráculo chino, Buenos Aires, Javier Vergara editor s.a.,  1995 (or. Eranos Jahrbuch, 1994)

VERSIÓN 3:-Mirar, admirar. "Kuan, miran (al sacrificador). Lavadas las manos, no hace el ofrecimiento. Entre tanto la devoción de los asistentes está suspensa mirando arriba (al sacrificador o sacrificadores). El viento recorre la superficie de la tierra. Los antiguos emperadores, a su imitación, inspeccionaban las diversas regiones, veían las gentes del pueblo, le impartían sus enseñanzas.
La definición dice: El solemne espectáculo se despliega allá arriba. Actitudes de obediencia y docilidad, de humildad, de justicia y rectitud exhibidas ante todo el mundo. Miran (al sacrificador). Ha lavado las manos y no se apresura a hacer el ofrecimiento. La devoción se apodera de los ánimos. Miran suspensos. La gente de abajo mira y se va impresionando y llenándose de devoción. Contemplar el prodigioso espectáculo del obrar del Cielo. La sucesión perfecta de las cuatro estaciones que, sin error alguno, se van sustituyendo.
Versión directa del chino al español de Carmelo Elorduy, Libro de los cambios, Madrid, editora Nacional, 1983

VERSIÓN 4:-Guan, Contemplar. Se han completado las abluciones, pero todavía no se han hecho las ofrendas; se muestra sinceridad y apariencia solemne. El viento sopla sobre la tierra: tiempo de contemplar. Del mismo modo, los reyes realizaban viajes de inspección en todas las direcciones y al contemplar así (las necesidades de) su pueblo, establecieron sus doctrinas.
La gran contemplación proviene de arriba. Muestra entrega y suavidad y al ocupar el centro y obrar lo correcto, ofrece un motivo de contemplación para el mundo entero. Se han completado las abluciones, pero todavía no se han hecho las ofrendas; se muestra sinceridad y apariencia solemne: los que están por debajo lo contemplan y quedan transformados. Al contemplar el divino Dao del Cielo, se puede observar que las cuatro estaciones jamá se desvían.
Versión directa del chino de Jordi Vilà y Albert Galvany, Yijing. El libro de los cambios, Girona, Atalanta, 2006.

Pautas para el trabajo personal sobre el material:

1) Finalidad principal: Reflexionar sobre la adivinación como fenómeno religioso que se desarrolla en muy diversas sociedades tomando como ejemplo la china

2) Temas de carácter general a tratar:
    -la adivinación en relación con la previsión y el tiempo (factores importantes en la justificación de los especialistas de lo religioso en las sociedades agrícolas)
    -el control social que se ejerce por parte de los grupos sacerdotales gracias al mecanismo de la adivinación (influyendo en la toma de decisiones importantes en todos los niveles, incluido el máximo -control sobre los soberanos-)
    -la dificultad que resulta desde la óptica de estudio "científica" el intentar comprender el fenómeno de la adivinación (más allá de plantear que se trata de supercherías o supersticiones)

3) La adivinación en China:
    -ejemplos de huesos oraculares
    -ejemplos de caparazones de tortuga
    -El I Ching como libro adivinatorio, pero también como libro sapiencial

4) La consulta al I Ching
    -trigramas y hexagramas: sistema de combinaciones
    -consulta por tallos de milenrama (o aquilea)
    -consulta con monedas:
yin: valor 2; yang: valor 3; se tiran tres monedas seis veces y se construye el hexagrama de abajo a arriba;
valores posibles: yang viejo=9 (3 valores yang)
                            yin viejo=6 (3 valores yin)
                            yang jóven=7 (1 yang+2 yin)
                            yin jóven=8 (1 yin+ 2 yang)
(las líneas viejas -trazos mutantes- ofrecen un oráculo posicional suplementario y un hexagrama complementario)
Las combinaciones posibles aparecen en la tabla inferior

5) Los valores del oráculo para la escuela junguiana (véase Documentos 1 -2).

6) Las versiones diferentes: el problema de las traducciones del I Ching y en general de los textos chinos. La enorme diversidad que hay entre la traducción literal de Ritsema-Karcher (realizada desde la fidelidad al universo conceptual chino) y la de Wilhelm, más literaris, ambas indirectas (del chino al alemán y del alemán al español). Frente a ellas destacan las dos traducciones directas (del chino al español), tanto la del padre Carmelo Elorduy, como la de Jordi Vilà y Albert Galvany.

7) Reflexión general sobre los valores de la adivinación, su carácter anecdótico o marginal en la cultura occidental y su revalorización por la new age y las espiritualidades alternativas.



 

DOCUMENTO 1

"El I Ching es un manual de adivino o libro mágico activo para lo que C.G. Jung llamaba fuerzas arquetípicas. Organiza el juego de estas fuerzas en imágenes, a fin de que sea posible una lectura individual. Su uso se inicia con un problema y una pregunta... El I Ching responde a esta pregunta mediante los textos de uno de los hexagramas. Estos presentan racimos quebrados y continuos de imágenes e ideas que reflejan las estructuras de la psiquis, cualidad que comparten con los sueños y las fantasías espontáneas... Este libro es un intento de presentar el núcleo oracular del I Ching como herramienta psicológica. El  propósito es rescatar el lenguaje oraular y el uso de la adivinación como vínculo entre lo individual y lo invisible: el mundo de imágenes descripto en el mito, el sueño, el viaje chamánico o el culto misterioso. La forma final de esta traducción, tras cuarenta años de investigación, surgió de varios años de seminarios, congresos y consultas individuales y grupales, con la paticipación de artistas, pensadores y eruditos de todo el mundo. El interés fundamental es brindar a la gente el medio de vivir y decidir de forma trascendente, haciendo que capte el valor imaginativo, pues el I Ching llena un importante vacío en el enfoque moderno de la psiquis. Sus textos oraculares vinculan el estudio de lo que C.G. Jung llamaba "los arquetipos" y lo que el mundo antiguo llamaba "los dioses" directamente con la experiencia individual. La presente traducción es un intento de ir más allá del análisis histórico, filológico y filosófico, para revivir el núcleo adivinatorio, la raíz psicológica del libro como práctica viviente" (R. Ritsema y S. Karcher, I Ching, Buenos Aires, 1995 p. 15)

DOCUMENTO 2

"Este supuesto implica cierto curioso principio al que he denominado sincronicidad, un concepto que configura un punto de vista opuesto al de causalidad. Dado que ésta última es una verdad meramente estadística y no absoluta, constituye una suerte de hipótesis de trabajo acerca de la forma en que los hechos se desarrollan uno a partir del otro, en tanto que la sincronicidad considera que la coincidencia de los hechos en el espacio y en el tiempo significa algo más que un mero azar, vale decir, una peculiar interdependencia de hechos objetivos, tanto entre sí, como entre ellos y los estados subjetivos (psíquicos) del observador o los observadores... En el Yi Ching, el único criterio de validez de la sincronicidad es la opinión del observador según la cual el texto del hexagrama equivale a una versión fiel de su estado psíquico... Por supuesto la argumentación que acabo de exponer jamás halló cabida en una mente china. Por el contrario, conforme a la antigua tradición, se trata de "agentes espitrituales" (shen) que actuando de modo misterioso hacen que los tallos de milenrama den una respuesta significativa" (prólogo de C. G. Jung a la edición del I Ching de Richard Wilhelm p. 25-26)