Material preparado por Francisco DIEZ DE VELASCO
UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA
Este material electrónico tiene licencia Creative Commons
Reconocimiento - NoComercial - CompartirIgual (by-nc-sa)


JUSTIFICACIONES RELIGIOSAS DEL PODER TIRÁNICO EN UNA RELIGIÓN IMPERIAL. RELIGIÓN EGIPCIA. Himno a Atón.

DOCUMENTACIÓN

Comentario de texto:
"Apareces hermoso en el horizonte del cielo, Atón vivo, primero entre los vivientes. Cuando te alzas por el horizonte de levante llenas de hermosura todos los países. Eres justo, grande, esplendoroso, y te elevas sobre todos los países; tus rayos abrazan los países hasta los confines de todo cuanto has hecho. Eres Ra, y alcanzas hasta sus extremos y los subyugas [para] tu hijo amado.
Y aunque estés lejos, tus rayos caen sobre la tierra [...] Cuando te pones por el horizonte occidental, la tierra queda en tinieblas, semejante a la muerte. Duermen los hombres en sus cámaras con la cabeza tapada, los ojos del uno no ven los del otro. Si alguien les quitara los bienes que están bajo sus cabezas, ni siquiera se enterarían. Salen de sus cubiles todos los leones, todas las serpientes muerden. Señorean las tinieblas, y la tierra queda en silencio. Porque el que los hizo reposa en el horizonte. Cuando rompe el día en el horizonte, brillas como Atón diurno, tú expulsas las tinieblas y envías tus rayos.
Los dos Países ponen cara de fiesta, despiertan y se ponen en pie, porque tú los has levantado; lavan sus cuerpos y toman sus vestidos; sus brazos están [alzados] en adoración cuando apareces; toda la tierra emprende sus tareas [...]
Tú creas el nacimiento en la mujer, y de la semilla haces seres humanos, y sustentas al niño en el seno de la madre, tú que le calmas con lo que enjuga sus lágrimas, ¡Tú le nutres aún en el vientre, dando aliento para sustentar a todos los que haces! Cuando sale del vientre para respirar en el día de su nacimiento, tú abres del todo su boca y satisfaces sus necesidades. Cuando el pollito en el huevo picotea por dentro el cascarón, tú le das aliento allí para que se mantenga vivo. Tú le has señalado en el huevo el momento de romperlo, para que salga del huevo a piar en el momento oportuno; para que corra sobre sus patas cuando sale de él.
¡Cuántas son las cosas que tú has hecho, ocultas a la vista! ¡Tú solo dios, ninguno hay como tú! Tú creaste la tierra conforme a tu voluntad, estando solo: la humanidad, los ganados, todos los rebaños, todo cuanto sobre la tierra camina sobre [sus] pies, y cuantos hay allá arriba, volando con sus alas.
Los países extranjeros de Hurru y Nubia y el país de Egipto. Tú pones a cada hombre en su sitio y satisfaces sus necesidades. Cada cual tiene su alimento, y sus días de vida están contados. Sus lenguas son diferentes en el habla, y lo mismo sus complexiones; diversas son sus pieles, porque tú hiciste distintos a los extranjeros. Tú creas el Nilo del mundo inferior, y le haces discurrir porque quieres dar sustento a las gentes. Porque las haces para ti, Señor de todos, que te afanas por ellos, Señor de todos los países, que te alzas para ellos, tú, Atón diurno, grande en majestad. En cuanto a todos los lejanos países extranjeros, tú les das vida, porque has puesto un Nilo en el cielo, que desde allí caiga para ellos, formando oleadas en los montes como el mar, para regar sus campos entre sus ciudades. ¡Qué magníficos son tus planes, señor de eternidad!. El Nilo del cielo es para los pueblos extranjeros, para los ganados de todo país extranjero, que camina sobre sus patas, mientras que el [verdadero] Nilo brota del mundo inferior para Egipto.
Tus rayos chupan todos los campos; cuando tú te alzas, viven y florecen para ti. Tú haces las estaciones para alimentar a todos los que hiciste: el invierno para refrescarlos; el calor para que disfruten de ti. Tú hiciste el cielo lejano para alzarte en él, para ver todo cuanto hiciste. Sólo estás, y te alzas en tu forma como el Atón viviente, apareces y brillas, estás distante y cercano, de ti solo sacas millones de formas: ciudades, poblados, campos, el río... Nadie te conoce, sino tu hijo Ajenatón, porque le has dado el conocerte en tus planes y en tu poder. La tierra empezó a existir por tu mano del mismo modo que también los hiciste [a los hombres]. Cuando te has alzado, ellos viven; cuando te pones, ellos mueren. Porque tú eres la vida misma; por ti vivimos; los ojos están fijos en [tu] hermosura hasta que te pones. Toda tarea cesa cuando tú te pones por occidente; cuando [tú] te alzas [tú] haces... florecer para el rey. Como para todos los que corren sobre sus pies, por siempre, desde que hiciste la tierra, tú los suscitas para tu hijo, el que procede de ti, el Rey del Alto y del Bajo Egipto, Ajenatón"
(versión en M. Eliade, Las religiones en sus textos, Historia de las creencias y las ideas religiosas IV, Madrid, ed. Cristiandad, 1980 (Nueva York, 1967) p. 39-43)


Atón, como disco solar lanza sus rayos terminados en manos que tocan el templo, las ofrendas y al rey (Ajenatón), que aparece en el papel de mediador (su cara fue martilleada tras el fracaso de su reforma). Tumba de Merire, El Amarna

Pautas para el trabajo personal sobre el material:

1) Finalidad principal: Reflexionar sobre las justificaciones religiosas del poder tiránico tal como se desarrollan en las religiones imperiales (donde el sistema piramidal llegó a su máxima manifestación). Se tomará como ejemplo la civilización egipcia y un periodo especialmente controvertido (el del reinado de Ajenatón -mediados del siglo XIV a.e.)

2) La teocracia egipcia:
    -el papel del rey como garante del orden cósmico (y paralelos en otras religiones imperiales, por ejemplo con el emperador chino). Papel de Maat.
    -papel del rey como intermediario entre los hombres y el mundo sobrenatural.
    -la religión como instrumento clave en la legitimación del sistema

3) La reforma de Ajenatón:
    -El dios Atón y sus características
    -Atón como divinidad comprensible de teología sencilla
    -Atón como dios cuyo intermediario es el rey: consolidación de la preeminencia del poder real frente a los poderes sacerdotales
    -Atón como dios de egipcios y no egipcios: mecanismo de uniformización ideológica en un imperio expansivo fuera de los límites de Egipto

4) Pensar a Ajenatón:
    -Ajenatón no era un místico
    -Ajenatón no era un reformador idealista
    -Ajenatón como ateo déspota (utiliza la religión como medio de potenciar su preeminencia)
    -Ajenatón como político consumado

5) Visiones religiocéntricas de la reforma de Ajenatón:
    -monoteísmo
    -henoteísmo (concepto acuñado por Max Müller)
    -el postulado de la prefiguración
    -Atón y el monoteísmo judío

6) ¿Un intento de carácter universalista?
Utilice la siguiente cita:
"La reforma de Ajenatón se produjo a mediados del siglo XIV a.e. y consistió en realizar una adoración exclusivista al Dios Atón (el disco solar, cuyo culto se testifica de todos modos desde circa el 1500 a.e.) y que el rey, que actuó como principal propagandista, situó en el máximo rango cultual. Si bien al principio no se modificaron las plegarias, progresivamente se tendió a desdotar de potencia a las demás manifestaciones divinas y dar a Atón características holísticas en invocaciones de nuevo cuño. Se le denomina «primero de los vivientes», creador de la tierra y de los hombres, aparece como Dios claro, Dios del día frente a la indeterminación de la noche, es un Dios que genera y forma a los hombres, crea «el nacimiento en la mujer» y «nutre al niño en el vientre de su madre», es Dios de las estaciones y su ritmo armónico, resulta siempre positivo para los seres humanos. Simbolizado en el disco solar (el sol visible) es un Dios con vocación internacional, no solo ha creado a los egipcios, sino también a los extranjeros y los nutre según un símil puramente egipcio que aparece en el Himno a Atón:"Has puesto un Nilo en el cielo para que desde allí caiga sobre ellos, ... para regar sus campos ... mientras el verdadero Nilo brota del mundo inferior para Egipto".Atón tiene un único intermediario que es el rey Ajenatón:"Nadie más que yo te conoce ... nadie te conoce sino tu hijo Ajenatón ... desde que hiciste la tierra ... es para tu hijo, el que procede de tí, el rey del alto y del bajo Egipto, Ajenatón".
Esta nueva teología instaura la abolición de los otros intermediarios, ni animales, ni difuntos, ni sacerdotes, ni templos: se puede rezar al Dios en cualquier lugar mientras luzca en el cielo el disco del sol. El culto de Atón conllevó una propaganda especialmente dirigida contra el Dios Amón, cuyo nombre se suprimió de los monumentos en Egipto y de los territorios extra-egipcios controlados por el rey. Y no hay duda de que resultó una amenaza para los demás Dioses este henoteísmo militante que presentaba tendencias casi monoteístas (que algunos investigadores presentan como influencia fundamental en la conformación ideológica del monoteísmo hebreo, lo que no parece estrictamente necesario). El exclusivismo que trasluce el himno a Atón ha confundido a algunos investigadores que han hablado de auténtico arrebato místico por parte de Ajenatón, pero parece evidente que no era un rey místico y tras su reforma debieron esconderse intereses políticos muy determinados. El primero debió de ser la restauración de la ideología monárquica frente al poder cada vez mayor del clero de Amón; al presentarse como intermediario privilegiado frente a Atón cercenaba a los sacerdotes de Amón el argumento principal en la justificación de su preeminencia (ser los mediadores ante el gran Dios, incluso por delante del propio monarca). Pero el Dios Atón, fácilmente comprensible por cualquier hombre (algo diferente de lo que ocurría con el resto de las divinidades, netamente egipcias en sus características), Dios también de los extranjeros, tiene las características de un Dios de vocación universal. Un reino expansivo como el egipcio del Imperio Nuevo, parecía necesitar un Dios fácilmente adaptable a súbditos no egipcios cada vez más numerosos y que se deseaba cohesionar por medio de los mecanismos ideológicos habituales. Atón cumplía perfectamente ese papel, resultando, por una parte, fácil de adorar y situando, por la otra, al rey en el centro del culto (como gran intermediario). Pero este instrumento fracasó al no ser asimilado correctamente por los propios egipcios, y la muerte del rey conllevó la disolución de la estructura cultual. El interés del intento de Ajenatón es que ilustra las tendencias universalistas en el seno de la religión de una civilización original; no se optó por asimilar por medio del sincretismo las religiones de los pueblos conquistados sino que se intentó realizar una nueva síntesis sencilla, eficaz y de carácter cuasi-universalista (creando aunque por poco tiempo una religión que sirviera para cualquier cultor de modo independiente a su origen cultural o étnico)". Francisco Díez de Velasco, Introducción a la Historia de las Religiones, Madrid, Trotta, 3ª ed. 2002, pp. 172-175.


Pautas para el comentario:

Al tratarse de un texto largo conviene ordenar el comentario. Plantear en unas líneas un resumen del texto y las ideas principales. Seguir con una presentación de Ajenatón y su época. A continuación ordenar el himno por temas (o seguir una presentación por ideas). Caracterizar el papel de Atón, del rey, de Egipto, etc..., Plantear algunas de las cuestiones antes esbozadas. Concluir con una reflexión de carácter personal.


Lecturas recomendadas:

C. Aldred, Akhenatón, faraón de Egipto, Madrid, edaf, 1989 (Londres, 1988) cap. XXI. E. Hornung, El uno y los múltiples. Concepciones de la divinidad en el Egipto antiguo, Madrid, 1999 (Darmstadt, 1971) esp. 224-229; P. Grandet (trad.), Hymnes de la religion d'Aton, París, 1995;  J. Assmann, Egyptian Solar Religion in the New Kingdom. Re, Amun and the Crisis of Polytheism, Londres, 1995. H. Frankfort, Reyes y Dioses, Madrid, 1976 (Chicago, 1948) parte I; G. Posener, De la divinité du pharaon, París, 1960; J. Assmann, Maât, L'Égypte pharaonique et l'idée de justice sociale, París, 1989.